Blogia
Edu-Com (Educación - Comunicación - Medios)

¿El Copy-paste es el asesino?

¿El Copy-paste es el asesino?

A propósito del artículo de Clarín, que nos trae presente la práctica tan habitual en las aulas de "copiar y pegar", me pregunto si lo que realmente está en el fondo de este debate no es otra cosa que una concepción ilustrada y profundamente individualista de la cultura y de la educación.

Muchos docentes afirman que este fenómeno se ha vuelto inmanejable a partir de la popularización de Internet, incluso en el posgrado. Sin embargo, el "copy and paste" ha existido siempre, lo que ha hecho la red es multiplicar el acceso a las fuentes y también la posibilidad de que encontremos la pista del texto plagiado o de la cita no citada.

Como nos aconseja el especialista en derecho informático Andy Ramos Gil en su excelente podcast Interiuris, cuando queremos subir una noticia a la red, bastará con cambiar algunas palabras o modificar un poco la estructura de la oración para que nadie nos pueda acusar de violar el Copyright: las leyes de derecho de autor no protegen las ideas sino su expresión. Pero éste no es el punto. A propósito, un conocido penalista "del foro local" solía recordar una práctica común entre los abogados: Para argumentar mejor su posición o defensa el letrado incluía varias citas modificadas o directamente apócrifas que hacían decir a los clásicos latinos, doctrina y jurisprudencia, cosas que nunca soñaron decir. Simplemente los jueces no tenían ni tiempo ni ganas de corroborar la autenticidad de tales citas (y una vez aceptado el alegato mejor no preguntar, a riesgo de quedar como un tonto).

Quizá si nos abstenemos de considerar las producciones de nuestros alumnos (también las nuestras y la de los autores a los que nos referimos) como obras originales, únicas e irrepetibles, y las vemos como el resultado de un diálogo permanente con la cultura y la sociedad de nuestro tiempo, encontremos la salida. Como nos enseñó Mikhail Bajtín nuestro discurso está hecho con las palabras de los otros. Si en lugar de tapar el sol con las manos (¿quién habrá dicho esto por primera vez?), enseñamos a dialogar y a reconocer con quien estamos dialogando, el "copiar y pegar" ya no será una actividad criminal sino un momento que hay que reconocer y modelar para construir nuestra propia palabra.

(imagen: "Copias Aquí" de Marthax)

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres